Ernst Toller

Otra vida alemana

 

El 22 de mayo 2009 se cumplirán setenta años desde la muerte de Ernst Toller. Szamocin, la cuidad natal de Ernst Toller, que se encuentra hoy  en Polonia, va a descubrir una lámina de conmemoración en la casa, en la que nació Ernst Toller el 1 de diciembre 1893.

En Polonia se conmemora con ello al autor de origen judío alemán que fue el dramaturgo vivo más conocido  de lengua alemana en los años veinte.

Después del fracaso de la republica de consejos en Baviera, en la que Toller participó de manera decisiva, fue condenado a cinco años de Festungshaft (literalmente, "confinamiento en la fortaleza”), que purgó en las cárceles de Stadelheim, Eichstätt, Neuburg an der Donau, y especialmente en Niederschönfeld bei Rain am Lech. Aquí creó sus obras más significativas logrando  fama en el teatro. Sus piezas fueron traducidas a 27 idiomas y presentadas en los teatros más prestigiosos del mundo. La fama de Toller excedía con mucho la de Sternheim, Kaiser o Brecht.

Después de su liberación Toller siguió luchando por sus ideales humanitarios y socialistas. Las preguntas políticas que le preocuparon hasta su muerte asombran por su actualidad.

Toller predecía ya a finales de los años veinte que Hitler, una vez llegado al poder por vías legales, no iba a devolverlo jamás. Su reacción en Londres a las palabras olímpicas de Hitler en Berlín en 1936 fueron: “El dictador, que elogia la paz hoy, lo hace para preparar la guerra de mañana”. Estando desde 1933 exiliado, Toller trata de suprimir la fragmentación de las fuerzas políticas. En Estados Unidos se convirtió en uno de los representantes de la “otra Alemania” más oídos y celebrados. Puso su fama al servicio de proyectos de ayuda para la población civil en España. Sin embargo el fracaso de la republica española significó para el otra vivencia de una revolución traicionada. Advertía que la guerra civil en España era para Hitler sólo una prueba general hacia una guerra europea y apelaba a las democracias liberales del oeste para  dejar la política de no intromisión, pero fue ignorado. El reconocimiento de la dictadura fascista de Franco por los países occidentales decepcionó profundamente a Toller, que por su parte no estaba dispuesto a dejar de lado sus reflexiones éticas en sus acciones políticas.

La política irresponsable desesperaba a Toller. Todo por lo que había luchado literariamente y políticamente parecía perdido. El 19 de mayo Franco celebró su victoria con un gran desfile. Tres días más tarde Ernst Toller sé quitó la vida en Nueva York.

Übersetzt aus dem Deutschen von Paloma Garcia.

 
Ernst Toller y su esposa Christiane Grautoff
 

  Pie de imprenta    Imprimir    © Fundación de la Asociación Ernst Toller      


Kontakt Preisträger Partner Ernst Toller Gesellschaft Begrüßung :Spanisch (Espanol) :Französisch (Francaise) :Englisch (English) :Deutsch (German)